martes, 9 de septiembre de 2008

El Charro Bragao Enfrenta al Tingas (parte 3 de 4)

Cuenta la leyenda que existió un héroe que no se permitía descanso alguno. En un tiempo donde la justicia es tomada por propias manos sin temor a nada. Un héroe temido por todos pero eficaz y decidido. No trabajaba gratis y por esa razón era temido, se recompensaba de maneras poco coherentes y en ocasiones (no siempre) surgía un valiente con toda la intención de vengar la manera de cobrarse las cosas de el charro bragao (el héroe o antihéroe). Este hombre no era cualquiera, simplemente era el "Tingas" Martinez y en aquellos tiempos del oeste, las cosas se arreglaban a balazos o a duelos, en pocas palabras era "la ley del más rápido, hábil y con suficientes pantalones".
El Charro Bragao Enfrenta al Tingas
Ahí teníamos al charro volando en su caballo junto al amigo del Tingas. El camino se había vuelto cansado y bastante agotador. El sol les daba totalmente en toda la espalda y rostro. Después de varias horas y con algo de luz todavía, llegaron a una zona llena de arboles, no muy lejos de "la piedra del lobo". Callado el charro bragao y presionando al muchacho que llevaba para que no se le ocurriera emitir sonido alguno, decidió por un tiempo observar a los buscados. A lo lejos pudo ver a 4 personas haciendo un circulo donde, al centro tenían una pequeña fogata, ya que estaba anocheciendo y pronto haría frió. Reían y se carcajeaban por el motín obtenido. Le exigió al rehén que le hiciera saber quien era el cabecilla del grupo, o sea el Tingas Martinez, a lo cual se hizo el loco, y alargo la respuesta como en busca de crear un escape, una medida de burlar al charro bragao, pero este no cedió y presionando con más fuerza la pistola en sus costillas le murmuro de nuevo que cual era, a lo que sin mucha decisión apunto diciéndole en voz baja que se trataba del que traía el sombrero doblado y sosteniendo una botella de tequila (aunque en realidad lo de la botella era tonto decirlo ya que todos sostenian una botella).
Ese era el susodicho Tingas y a su lado se encontraba un barbón disfrutando de un buen tabaco, lo masticaba como si fuera un manjar de los Dioses, además iba con un chaleco con tonos oscuros por delante y claros en la parte trasera. En cuanto a los otros dos iban muy parecido, ambos de pantalón muy pegado, color café y con lineas más claras que corrían por todo el pantalón, playeras blancas y sombreros firmes pero con la parte alta ondulada.
Quiso saber el rehén si atacaría el charro bragao, pero nuestro héroe no respondió y solo siguió admirando el espectáculo, debía precisar el momento oportuno, la hora más segura. Cuando te avientas por instinto siempre salen mal las cosas. Debía ser paciente, no había prisa, incluso podía dormir si lo requería, aunque sabia que era estúpido hacerlo. Lo mejor era esperar a que durmieran y tomarlos descuidados.
El rato paso y en plena noche uno de aquellos bandidos cedió ante la luna y dejo la tierra para vagar en el mundo de los sueños. A los minutos ya estaban todos soñando en los brazos de Ileana, (no de Morfeo) y es que todos tenían una pasión en secreto con la bailarina del can can del pueblo, donde habían robado el dinero mal habido, por el cual se escondían.
Se enderezo y parándose para sorprenderlos, el charro bragao descuido por unos segundo al rehén amigo del Tingas, y eso ocasiono que los alertara con un grito que despertaría incluso al gran Beethoven cuando ya su oído no daba para más. Su plan se había frustrado pero ágilmente desenfundando su pistola alcanzo a darle en la espalda a dicho amigo, antes de que llegara con los 4. El Tingas y los demás se pararon y colocándose en lugares estrategicos empezaron a buscar señales de donde podría haber venido el balazo que habia acabado al amigo que los alertaba, uno que otro disparaba aún sin tener a la vista a la víctima, estaban nerviosos. Por un instante todo se volvió silencio, a lo que aprovecho el charro bragao a darle en el cuello a uno de los que vestían igual. Para esto ya habían ubicado al charro; el Tingas y los otros tres no dejaron de disparar con la intención de matarlo. El charro no se quedaba estático y arriesgando su pellejo fue esquivando balazos y al mismo tiempo terminando con el otro de pantalón de rayas. A lo lejos escuchaba al Tingas decirle al barbón ¿que ahora que hacían? y sin respuesta alguna empezaron a alejarse y buscar perder al valiente charro.
Unos metros adelante le dio alcance al Tingas que era el más cercano y logrando tirarlo trato de retenerlo y deshabilitarlo, pero este no se dejo e intento matar al charro, defendiendo su vida el charro, le mato adelantandose al malvado malechor, y orgulloso por dentro, al fin el charro había vengado su nombre. Le gustara o no matar, se sentía a gusto de saber que nadie podía mofarse de él sin pagar consecuencias, claro esta que de ser posible no hubiera llegado a matarlo. Levantandose o intentando hacerlo recibió un rose en su brazo derecho por el barbón, mismo que se acercaba al ver en la tierra al charro. Un segundo balazo que por poco le da en el corazón al charro pero había salvado la vida al moverse de manera astuta. El charro contesto con varios balazos que hicieron al barbón defenderse sin tener opción de contestar, y en instantes le tenia cercado. Este otro se rindió y se dispuso a que lo esposara. El charro se burlo en su cara de su fechoría y le hizo saber que el haber caído con el Tingas había sido su peor error, que pagaría por todo lo que el había cometido, a lo que sorprendido el barbón solo continuo callado pero con asombro, aunque con una leve sonrisa entre dientes. El charro les dio un entierro no muy digno a los tres fallecido, entre los que iba el Tingas Martinez. Santiguandose y exigiendo al barbón a decir unas palabras por los hombres enterrados dio por concluido el momento de respeto hacia ellos, ante todo tenia ética el charro bragao.
Recogiendo el dinero robado y llevando a dicho hombre, se dirigió al pueblo de donde habían robado, quería devolver hasta el ultimo centavo. Sin dormir ni detenerse se dirigió con el simple objetivo de entregar el dinero y al hombre que llevaba.


Continuara...

18 comentarios:

blackeagle-italiano dijo...

Respuestas a preguntas del post pasado:

Carla: Zoquete es podriamos decir que idiota o tonto. Muchas gracias por lo que dices de visitarme incluso si pongo la lista del mercado, igual un día la pongo jejeje, no suena mal.

Saludos a todos y gracias por las visitas, sean felices!!

Mey dijo...

Vaya...tenia qe averlo empezado desde el principio U.U ya me pilla tarde

saludos ;)

oscareque dijo...

Ajúaaaaaaaa, sensacional duelo de mascara contra cabellera. La pregunta es, que nueva aventura sucederá, por que supongo que esto no se queda así.

Me imagine unos paisajes sombríos asi bien chidos y toda la escena, espero la última parte del cuentouu.

XD, saludos dude.

FeR dijo...

Pues la verdad que buena forma agarro este cuento frank, esperemos la ultima parte! , que buen sabor le pusiste eso de los balazos y la forma temeraria de los personajes me recuerda el camino real que ayer presisamente anduve por esos laredos en un pueblo muuuy parecido que proximamente hablare de el.

Saludos compañero y animo con el cuento va muy bien , el tingas!!! es la ley!!

Luthien dijo...

Jajaja el duelo de máscara contra cabelleras! jaja

Yo ya quiero saber que sigueeee!!

aNdAiRa dijo...

Querido escritor donde quedó la admiración por el caballo?
Orale mijo cuanta agresividad, en una sola noche murieron un buen..y de donde sacaban tanta bala??' digo en ese tiempo era de revolver a lo mucho no??? y tienen que.. 6 tiros??? orale si que le echan montón y pues que ágil el Charro este..
Aunque sabes te confiezo que pense que el Tingas le iba a dar más problema al charro jeje pero ok ok es tu historia... veamos que pasa con el barbón y si sale algún hermano del Tingas????... (un Pibil o algo jajajaj) ya tu nos contatás... y de nuevo a tener paciencia que solo me dejas con interrogantes...
Cuidate mucho... Nos estamos leyendo.

El rato paso y en plena noche uno de aquellos bandidos cedió ante la luna y dejo la tierra para vagar en el mundo de los sueños. <-- me gusto la frasesita...

carla'sdreams dijo...

el tingas murioooo, bue!!! quien va mal ,mal acava no, wowww me encanto no ,,,es que el charro es mucha cosa ......espero no se desvie eh con el dinerito jejjeje
besos. ansiosa por saber como acaba :D

carla'sdreams dijo...

ahhh gracias por el dato , algo asi me imaginaba que era. :*

Carlos Moreno dijo...

muy bien compañerillo, me parecio recordar algun sueño parecido, jejeje

el duelo a muerte!

saludos...

snoopymxli dijo...

Estoy algo perdida.... mmmm eso me pasa por desconectarme tanto... jeje...

saludos... cuidate!!!

Alely dijo...

yo no lo lei... jeje dejo saludos, y cuando lo lea regreso!

Gab dijo...

sabes mi querido frank, una de mis historias favoritas es el charro bragao me encanta su valentia y ahora lo adoro mas por su honestidad!



besitos mi querido frank te extraño muchisimo!

Dalia María dijo...

Casi casi como el Zorro, pero bueno, éste es más valiente, aquél no se dejaba ver jejeje.... Gracias por seguir con las historias!!!!

un abrazoo!!! chido fin de semanita!!

samuelecktro dijo...

muy buen relato, pero algo no me quedo claro, ¿como podia el sol darles de lleno en toda la espalda y en el rostro?

Dirty Sexy V4RoL dijo...

¡Charro Bragao para reina gay!

¡Charro bragao para reina gay!


Ja ja ja...o para presidente, que al fin de cuentas es lo mismo...

|3eauTiFuL Dis4sTeR * dijo...

Hola black jeje
eres bueno por decirme felicidades =)

aveces no entiendo muy bien tus historias pero me rio leyendolas jeje


un saludo

te toca venir a visitarnos =P
a Sinaloa

Nadia dijo...

yo tengo muchas cosas ke kontarte jajaajajaj te kiero bechos conse bonitoooooooo fin de semana lo kiero abachos

Srta. Maquiavélica dijo...

me estoy volviendo adicta a tus cuentos¡¡¡deberias de publicar o mejor aún hacerlos en podcast, como tipo radionovela¡¡
besos

Related Posts with Thumbnails